En una visita reciente al Archivo Histórico Provincial de Sevilla me salió al pasó una carta de compraventa de un indio. No era desconocida para mí, porque ya ofrecí alguna referencia a ella en mi libro sobre los indios en la España del siglo XVI (Madrid, Iberoamericana, 2000). Sin embargo, dado que estos instrumentos de compra-venta en las que están implicados indios son relativamente infrecuentes, volvió a llamar mi atención. Resumidamente, el documento decía así:

 

             En Sevilla, sábado 22 de enero de 1502 años, Diego de Córdoba, vecino de Sevilla, en la collación de Santiago, vende a Antón de la Rosa, aceitero, viudo de Mayor García, vecino de Sevilla, en la collación de Santa María la Blanca, un esclavo indio, de nombre Obispo, de edad de 30 años, natural de las Indias y de buena guerra. El precio se ajustó en 8.500 maravedís.

(A.H.P.S. Leg. 46, fol. 120r).

 

              Que se produzca una venta de un indio en 1502 no tiene nada de particular, porque todavía no se había determinado acabar con su trata. Sin embargo, hay otros datos curiosos que sí nos llaman la atención. Primero, el vendedor, Diego de Córdoba, que muy probablemente pertenecía a la famosa familia conversa sevillana de ese apellido1. Pero también hay que destacar el comprador que, en esta ocasión, era un mercader lo que vuelve a incidir en el hecho, ya resaltado por la historiografía, de que no sólo los nobles y los clérigos dispusieron de esclavos. Los indios, al igual que los negros, no solo fueron un artículo de ostentación, como defendiera don Antonio Domínguez Ortiz, sino también fue considerado una inversión en fuerza productiva.

Asimismo, vuelve a ser llamativo el escaso precio al que se cotizaban los indios, pues los esclavos negros por aquellas duplicaban y hasta triplicaban el precio. Claro que los negros habían tenido un coste de compra en origen y transporte, mientras que los indios en plena conquista salían gratis, sólo había que pagar su transporte. No obstante, a juzgar por los precios de otros indios vendidos entre 1495 y 1502 (Ver el Cuadro I), no estuvo mal vendido el indio Obispo.

 

Cuadro I

Indios vendidos en Sevilla entre 1495 y 15022

 

FECHA

NOMBRE

EDAD

PRECIO

27-V-1495

Una niña

--

7.000

4-II-1497

Francisco

10

3.000

15-III-1497

Muchacho

--

6.500

1501

Alonso

25

6.000

1501

Cosme

12

6.000

1501

Pedro

12

3.000

1501

Francisca

--

4.750

19-VII-1501

Francisca

11 o 12

4.000

1-I-1502

Muchacho

--

10.750

22-I-1502

Obispo

30

8.500

PRECIO MEDIO

--

--

5.950

 

Esto era occidente a principios del siglo XVI: un mundo tan intolerante con las minorías como tolerante con instituciones como la esclavitud, una de las mayores miserias de la humanidad. Una esclavitud que la sociedad contemporánea consiguió prohibir legalmente pero que se sigue manteniendo tanto en el mundo subdesarrollado como en el desarrollado a través de las mafias que trafican con seres humanos.

 

Esteban Mira Caballos

2-XI-2011

1 Juan de Córdoba, platero y mercader, probablemente pariente suyo. figuró en la lista de habilitados por la Inquisición sevillana en 1494. (Gil, 2000: II, 21).

2 Fuente: (Mira Caballos, 2000: 117).